sábado, 24 de agosto de 2013

¡SUENA CARIBE, SUENA!

Las ciudades están llenas de sonidos. Pero hay otras en que los sonidos parecen impregnados en la piel, como diría un poeta están atados a los huesos. Sonidos de historias ancestrales. En estas ciudades los músicos recogen esas señales dispersas de sonidos que son una presencia de lo ancestral mezclados con otros que son divertimento, experimento y legado de otro tiempo. Esas re-elaboraciones convertidas en melodías. Esos pálpitos que estallan en cantos lamentos y ritmos logran a veces una cosecha de músicas. 

Un músico sería entonces, en una aventurada tesis, una especie de síntesis milagrosa de todo ese largo recorrido biológico de los sonidos que dejaron indios, negros y blancos, que dialogan con la banda sonora del devenir. Estos prodigios de la naturaleza, llamados músicos, antes de volverse celebres van promocionando esos sonidos que se re-elaboran y se componen en modos particulares en buses, bares, tarimas populares y se instalan en cualquier ángulo del planeta que la música le pide un silencio al concierto cósmico. De toda esta aventura creadora se logran a veces piezas de arte: como una canción que resume lo vivido. Quienes logran un repertorio de músicas que contienen en su lirica la historia de un pueblo se convierten entonces en un símbolo. Suena y suena y sigue sonando el pescador de Toto la Momposina para nombrar la sencillez de nuestra gente. y el baila bailador del Joe Arroyo para retar a los reyes de la rumba.

Colombia está llena de estos prodigios de la naturaleza que en su versión silvestre son una niña de pies descalzos que luego se mimetiza con los prefabricados sonidos de la industria musical. Desde que el caimán se fue para Barranquilla y sigue deleitando las fiestas colombianas, la música allí, en La Curramba es un diario de su historia. O mejor es otra historia que no sale en los manuales de bachillerato. Y allí en esta ciudad que hoy se quiere presentar como capital cultural de América no han dejado de aparecer ingeniosos músicos que con los recursos de sonidos que vienen en el cuerpo sintonizados con los que se atrapan de la algarabía, el jolgorio y el arrebato, procrean géneros que son mezclas de esa memoria con sus aconteceres de barrio, verbena y joda. Esto hace que hoy por ejemplo entre las calles del Barrio La paz camine un Champetero urbano que aglomera jóvenes que vibran con su flow.

Desde los oportunos estímulos de Olga Lucia Lozano que abre la mente a los periodistas para que hagamos parte del juego diario de esta autopista de miradas esquivas y juntando las tareas independientes del periodismo cultural On Line del Amarillo, los 4 Gatos y el Buque de Papel abrimos La Red. Este espacio virtual navegará de la mano de los proyectos de músicos independientes del Caribe que se han propuesto la auto-gestión como bandera. Los artistas, sus canciones más populares, compilados, entrevistas, reseñas de conciertos y la red hecha con los perfiles creados por los mismos artistas, son algunas de las cosas que encontrará en la primera Red de músicos independientes del Caribe.

¡Bienvenidos!

Por: Leonardo Alba/// el Buque de Papel.

...

¿Eres artista y quieres dar a conocer tu proyecto musical? Participa de nuestra convocatoria para construir la primera red de artistas independientes del caribe colombiano.  >>> Inscripción.

¿Conoces proyectos de músicos independientes y quieres darlos a conocer? Participa del panel de comentarios y déjanos saber que piensas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada